La fotografía estética durante la Gran Depresión. Cecil Beaton.

«El gran retratista del siglo XX»

Durante la Gran Depresión hubo dos corrientes fotográficas de gran calidad técnica que influirán en épocas posteriores. La llamada fotografía social comprometida, representada por Dorothea Lange y Walker Evans en Estados Unidos  y  en  Europa,  el  británico  Sir  Cecil  Beaton representa la fotografía artística, de estudio, que refleja el  glamour,  la elegancia y la  sofisticación. Es el gran retratista de la nobleza, la aristocracia y de los artistas de la época.

Enlaces

 Nació   en   Londres   y   ya   desde   niño   sintió   pasión   por   la   fotografía.   Con   11   años    tuvo   su   primera   cámara   fotográfica. Beaton no  se   conformó   solo   con   hacer   fotografías:   fue   también   ilustrador,   pintor,   interiorista   y   un   afamado   diseñador   de   vestuario  para  el  teatro  y  el  cine.

Su  trascendencia  e  influencia  en la  fotografía  contemporánea, especialmente   de  retratos  y  de  moda, ha  sido  profunda. Desde  muy  joven  trabajó  en  revistas  vinculadas  al  mundo  de  la  moda  como  Vanity  Fair  and  Vogue.   Todos los retratos destacan  por unos escenarios  nada   usuales, crea una atmósfera donde el protagonismo lo tiene el retratado y el  diseño  teatral  (escenografía,  vestuario).   Beaton  publicó  su  primera  colección  de  fotos con  el  nombre  de  El  libro  de  la  Belleza  (1930).

Su  fama  se   acrecentó  de  tal  manera  que  fue  el  fotógrafo  de    boda  del  Duque  de  Windsor  y  Wallis  Simpson  en  1937  y  de  la   coronación  de  la  reina  Isabel  II  en  1953.     Toda  su  vida  fotografió  a  la  alta  sociedad de  la  época:  reyes,  aristócratas,  artistas, como  Picasso,   celebridades  (actores,  actrices,  modelos).

FOTÓGRAFO DE GUERRA

Sobre  la  fotografía  durante  la  II  Guerra  Mundial,  Bombardeos  de  la  Alemania  nazi  sobre  Reino  Unido  durante  la  II  Guerra  Mundial,  particularmente  entre  los  años  1940-41.

Durante la II  Guerra Mundial  realizó fotografías en Inglaterra,   África y Oriente Próximo   para el Ministerio de  Información  Británico.  De  esas  imágenes  destaca  la  famosa  foto  de una niña  de  tres  años  llamada  Eileen  Dunne  herida  en  un bombardeo (el  Blitz de  1940).  Fue  portada  de  la  revista  Life.  Para  Cecil  Beaton  sus  fotografías de  la   guerra  fueron  sus  obras  más  importantes.  Cambiaron su  forma o  perspectiva  no  solo  de  ver  la  fotografía  sino  la   vida.  Si  las  comparamos  con  las  fotografías  de  compromiso  social  de  Dorothy  Lange  o  Walter  Evans,  podemos   considerar  que  están  a  su  altura,  son  obras  de  gran  calidad  técnica, artística  y  sensibilidad  social.

Imagen relacionada
Resultado de imagen de beaton

Criosidades: los diarios secretos de Cecil Beaton

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s