Las señoritas de Avignon. Pablo Picasso.

Les Demoiselles d'Avignon
Les Demoiselles d’Avignon,
Pablo Picasso
Manifiesto Cubista
MoMA, Nueva York (Estados Unidos)
Técnica: Óleo (243.9 × 233.7 cm.)

“Las señoritas de Avignon” es en realidad “Las señoritas de la calle de Avinyó”, una calle de Barcelona donde abundaban los burdeles. Picasso nos muestra en esta obra a cinco prostitutas barcelonesas y lo hace de un modo inédito hasta entonces provocando un terremoto en el mundo artístico.

Esta obra se considera el nacimiento cubista, supone una revolución técnica, rompe con las pautas artísticas establecidas desde el Renacimiento, marca un antes y un después en la Historia del Arte y da paso a la primera vanguardia: el Cubismo.

La obra se ejecuta entre 1906-1907, utiliza la técnica de óleo sobre lienzo, tiene grandes dimensiones (243.9 × 233.7 cm.). Los numerosos bocetos previos muestran que el resultado es fruto de un profundo y razonado estudio.

En el análisis iconográfico observamos cinco prostitutas posando totalmente desnudas o con un velo transparente entre cortinones, las podemos subdividir en dos grupos:

Las tres de la izquierda portan velos sugerentes, sus formas y rasgos han sido simplificados y esquematizados. Recuerdan a las bañistas de Cezanne, al Greco (Visión del apocalipsis) y al Juicio de Paris de Rubens. Picasso las representa a la manera clásica.

Las dos de la derecha, desnudas, posan de manera descarada y Picasso las representa a base de planos geométricos simultáneos, el rostro recuerda a las máscaras africanas, al arte primitivo e Íbero. Es en este grupo donde Picasso introduce la ruptura.

Entre ambos grupos un frutero reposa en una mesa angular.

Muejeres y bodegón invitan a los placeres terrenales, al disfrute carnal.

El fondo pierde importancia, se diluye en prismas de tonalidades frías -grises, azules y blancos-.

Rompe con la perspectiva, el volumen y la composición clasicista y realista de la pintura. Representa en un espacio bidimensional todos los puntos de vista que tienen las figuras a modo de calidoscopio o rompecabezas. Deconstruye las figuras en planos simultáneos y superpuestos.

Pinta la esencia de la realidad, a base de formas geométricas, prismas y líneas rectas. Recupera el dibujo, el negro y las sombras, elementos totalmente rechazados por los impresionistas.

La paleta de colores se reduce, a la gama de ocres y tonalidades frías (grises, blanquecinos y azules). El color pasa a un segundo plano, para centrar la atención en la la línea, los ángulos, las formas, el uso de los planos… Picasso nos presenta el nuevo lenguaje expresivo y artístico.

El investigador Santiago Sebastián, considera que los contrastes de la obra, representan el conflicto del pintor entre dos concepciones del arte: una tradicional y otra de ruptura y que los elementos plásticos no están desarrollados como valor en sí mismo, sino que están en función de las necesidades expresivas del pintor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s