Colegiata Santa Ana. Peñaranda de Duero. V. Arranz

“Todo es poco para honrar al Creador…” debió pensar Doña María Enríquez de  Cárdenas, una mujer noble, adinerada y muy religiosa, sobrina nieta de los Reyes Católicos, prima de los Condestables de Castilla, viuda del tercer Conde de Miranda D. Francisco de Zúñiga  Avellaneda y Velasco, y principal valedora de la construcción de la  Iglesia parroquial de  Santa Ana.

La condesa encargó en 1540 al  maestro de cantería cántabro, Bartolomé Pierredonda, las trazas  para la construcción de una nueva iglesia que hiciese  justicia a la importancia de Peñaranda como “villa señorial” de los Zúñiga Avellaneda  y que absorbiera  a las dos  parroquias románicas de San Martín y de San Miguel, pequeñas y de acceso incómodo.  Pierredonda era un viejo conocido de la familia, pues había trabajado de tasador y veedor en la capilla de los Condestables de la Catedral de Burgos y  además, dirigía  por esas fechas  las obras de la capilla  sepulcral de su marido en la Iglesia del Monasterio de La Vid.

Doña María  apostó muy fuerte, y lo que debía haber sido una coqueta y exquisita  parroquia de villa se convirtió en una desmedida  Iglesia colegial que completaba el  proyecto renacentista de los condes, construyéndose en la amplia explanada que se extendía delante del recién estrenado Palacio, aunque se tuvieron que comprar varias casas de la actual calle Trinquete para  hacer posible  el nuevo inmueble.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.png

No se reparó en gastos  y la  generosa  patrona se comprometió a  pagar una renta anual de 150.000 maravedíes  (equivalentes a unos 65.000€) hasta que se terminasen las obras. Nacía así la Iglesia de Santa Ana, no solo como Parroquia de Peñaranda sino como Iglesia de los  condes de Miranda, ellos fueron quienes la pagaron, “Señores” de la zona, “Grandes” de España  con importantes cargos en la Corte y con Jurisdicción sobre  buen  número de lugares de la Corona de Castilla.

La contrata de construcción se adjudicó a Pedro de Landa, un maestro de obras  vecino de Peñaranda que había trabajado en la catedral del Burgo de Osma y en el monasterio de La Vid. La piedras se trajeron de Ciruelos de Cervera, a 30 km al norte, cerca de Silos y en los 50 años que duró su construcción también  trabajaron otros arquitectos conocidos, como Rodrigo Gil de Hontañón y Pedro de Rasines, que cambiaron  la capilla  de la cabecera y la ubicación de la  torre campanario.

La Iglesia se había trazado por Pierredonda para que su interior  fuese  un espacio amplio, monumental y luminoso  acorde con los deseos de sus patronos, los  condes de Miranda.

La obsesión por la luz y la grandeza interior se consiguieron  con el  elemento renacentista de una gran nave central desnuda en cruz latina y las elevadas cubiertas  góticas con bóvedas de crucería  tan del gusto de la época y de R. Gil de Hontañón.

Y para que el exterior completara el conjunto monumental de la “nueva villa ” se  proyectó una puerta de entrada a los pies de la Iglesia con escalinata y portada monumental clásica, a la manera del Palacio, una  torre campanario exenta, posiblemente donde se construyó la casa del abad (hoy casa parroquial) y una fachada principal en la puerta del mediodía, con todo el espacio de lo que luego se convirtió en cementerio. Proyecto que se modificó  al construirse. Esta tipología  se encuentra  en otras Colegiatas coetáneas de la zona,  como Santa María de Roa o la Colegiata de Berlangas de Duero,  proyectadas por los mismos arquitectos pero con menos pretensiones que la de Peñaranda.

Cuando el nieto de la fundadora D. Juan de Zúñiga y Bazán, I Duque de Peñaranda  da por finalizadas las obras y consigue el título de Colegiata para la Iglesia, fundando el Cabildo Colegial, faltaban por rematar las puertas de acceso al templo y casi todo el programa iconográfico interior.

Que las puertas de acceso fueron un quebradero de cabeza se manifiesta  en el número de marcas cegadas en los muros exteriores sobretodo en el sector norte,  las populares Cuatro Paredes, y por los cambios introducidos -en mi opinión – al realizarse la obra. Los herederos de la condesa enseguida se dieron cuenta que Peñaranda no sería una copia “Señorial” de la Corte de Madrid, -de hecho el palacio que los Miranda habitaban en Madrid era un caserón indigno de tan rancio apellido,- y plegando velas concluyeron las obras  muy lejos de la grandeza con que fueron proyectadas.

En consecuencia, se alteraba la traza inicial  del edificio que se quedaba sin fachada principal, sin prisa por completar las capillas privadas laterales y con el cimborrio desnaturalizado por el solapado de la torre campanario. Además se rompía la  armonía del conjunto urbano renacentista, Palacio -Plaza Mayor – Colegiata  al cerrarse la plaza de la Iglesia para convertirla en   “camposanto “.

Y cuando  150 años después, se hizo un último esfuerzo  con la  fachada, se añadió a la puerta de los pies la fachada retablo de fray Pedro Martínez -de tipo barroco- con  escalinata y atrio porticado de vallas de forja y columnas clásicas de mármol, amén de los bustos romanos.

Un conjunto – el de la fachada actual –  que constituye un añadido mediocre, casi raquítico para  la noble grandeza de sus orígenes.  Y que deja pendiente  – ahora que se ha recuperado el antiguo cementerio con la nueva  plaza de Santa Ana – devolver la  entrada principal  a  la puerta del mediodía y recuperar el lienzo de  muralla de la  plaza  a  su cota de suelo original.

Asignatura pendiente que nuestra historia posterior no ha sido capaz de reponer como sí  lo hizo con el Palacio y la Plaza,  actuaciones   que nos llenan de esperanza para que algún día podamos recuperar la ex-Colegiata y el conjunto renacentista de  villa señorial del s. XVI, con todo el esplendor con  el que fueron  concebidos.

Vicente Arranz

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s